Marta Albaladejo Mur
Marta Albaladejo Mur

Informació

Este artículo está escrito el 28 Oct 2008, y está categorizado en Artículos.

Páginas

¿Quién lleva a cabo la educación emocional?

La señora Elsa Punset ha estudiado filosofía y letras, periodismo, composición musical e ingeniería de sonido. Se ha formado en Oxford, en Nueva York y en madrid. Ha trabajado en la radio, ha sido editora de libros de texto: “Brújula para navegantes emocionales”  y tiene su propia web (www.elsapunset.com). Actualmente es la coordinadora de un análisis internacional que el estado de la Educación Emocional y Social que promueve la Fundación Marcelino Botín.

Voy a la inauguración del Máster en Educación Emocional de la Universitat de Barcelona, donde Elsa Punset da una lección magistral. Es menuda, suave, habla como si no se moviera, pero sus palabras captan en seguida la atención del público y nuestras emociones empiezan a moverse como si soplara la Tramontana. Muchas personas intervienen en el coloquio, algunas están muy de acuerdo con ella y otras en desacuerdo. ¿Qué es lo que nos captiba de esta mujer que parece tan racional? Sólo puedo hablar de mis emociones.

Nos cautiva la sencillez de esta mujer que, con una formación tan sólida, nos habla de su inquietud ante el hecho de educar a sus hijos de corta edad. Apela una y otra vez a la responsabilidad que tiene como madre ante las emociones de sus hijos y reconoce la gran complejidad de esta tarea. Viaja por el mundo, conociendo escuelas donde se implantan programas de educación emocional, hablando con expertos internacionales en la materia, lee, escribe, reflexiona, da direcciones de internet, pero sobre todo, brilla por su valentía cuando dice las verdades.

Ha dicho cosas sensatas, de sentido común. Lo que encuentro más nuevo y más obvio al mismo tiempo es el énfasis que ha puesto en la necesidad que los padres y las madres de las generaciones que ahora se están formando conozcan mejor sus propias emociones; aprendan ellos y ellas a manejarlas; sepan conocer y entender las emociones de sus hijos e hijas. Y si les faltan recursos para hacerlo, que los busquen, que los exijan, si es necesario. Es realmente obvio; y a veces parece una evidencia olvidada. Parece que la responsabilidad de educar las emociones de niños y adolescentes sea de los profesionales de la educación y de los gobiernos. la educación profesional tiene un papel, en el teatro de la educación emocional, pero los protagonistas de la educación están en casa, no en primera plana de los diarios.

Este artículo también está disponible en: Catalá

Dejar un comentario