Marta Albaladejo Mur
Marta Albaladejo Mur

Informació

Este artículo está escrito el 29 Sep 2009, y está categorizado en Artículos, Dosier de prensa, General.

Páginas

¿Qué sueñan los padres para sus hijos?

Resultados aparentemente sorprendentes, aparentemente pesimistas. La Obra Social de la Caixa de Catalunya ha realizado un estudio sobre el éxito de los escolares en España:  contra de lo que uno podría imaginar, el nivel de estudios de los padres, y aun más, el nivel de la madre es el que más influye en los resultados académicos de los hijos.

De entrada, nos podría encender la rabia: ¿Cómo puede ser que tantos esfuerzos del profesorado, de la Administración, tantos cambios de planes de estudios y tantas consideraciones pedagógicas no dan los frutos esperados? Después nos podría vencer el pesimismo… qué esperanza de éxito escolar tienen los hijos de madres analfabetas? ¿Qué futuro espera a los niños y niñas que tienen padres con un nivel de estudios mínimo?

Pero a las estadísticas se les escapan pequeños fragmentos de realidad: un hecho increíble, en China, una madre vivió 28 años en unos aseos públicos, limpiando zapatos, para que su hijo estudiara un máster en una universidad de prestigio; ¡y el hijo aprobó con notas brillantes!

Conocí a una modista casi sin estudios que sacó adelante a sus siete hijos y ahora son todos licenciados. Mientras lees esto, seguro que recuerdas el caso de un farmacéutico, o de una maestra, que ha seguido sus estudios sin que sus padres tuvieran ni siquiera el bachillerato. ¿Qué futuro han soñado estos padres para sus hijos?

No tenemos estadísticas sobre los sueños, que relacionen el éxito académico de los hijos con los sueños de sus padres y madres. Sí que hay un estudio sobre el éxito académico llevado a cabo en California a lo largo de veinte años. California tiene un buen nivel de vida y una población adulta bastante culta. Incluso así, sus escolares tienen  cada vez peores resultados. Las autoridades han hecho todo tipo de esfuerzos: menor número de alumnos por aula, educación bilingüe y un innovador proyecto de aprendizaje de la escritura.

Los resultados del estudio californiano son desconcertantes. El éxito académico de los hijos depende, más que de las personas educativas, del grupo étnico de los padres: los mejores alumnos son los asiáticos, seguidos por los “anglos” y los afroamericanos y, en último lugar, por los hispanoparlantes. Según parece,lo que hace que unos alumnos tengan mejores resultados que los otros no es que reciban instrucción en su lengua (como los hispanoparlantes), ni que sus familias lleven generaciones arraigadas al país (como los “anglos” o los afroamericanos”), ni que tengan un  nivel económico más alto. Los alumnos con mayor éxito escolar son hijos de inmigrantes asiáticos, que hablan la lengua más alejada del inglés, pero que tienen todo el soporte de la familia. Los padres asiáticos sueñan que sus hijos consigan plaza en una universidad reconocida, quieren que se concentren en los estudios y que no trabajen; si la familia necesita más dinero, los padres trabajan más.

El resultado es que los estudiantes asiáticos, en California, son los que más se esfuerzan y los que consiguen mejores resultados académicos. El éxito es tan grande, que el resto de estudiantes californianos creen que los asiáticos son más inteligentes, cosa estadísticamente imposible. Esto me sugiere un punto de optimismo para nuestro país: nuestros estudiantes podrían tener el éxito que sus padres soñaran para ellos, independientemente del nivel de estudios o económico de la familia.

Este artículo también está disponible en: Catalá

Dejar un comentario